TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90

DE INTERÉS GENERAL

Para conocimiento del vecindario y gentes interesadas

            A través del Plan E del gobierno de Rodríguez Zapatero estuve contratada en el ayuntamiento de Agudo durante el primer semestre de 2011. En aquel momento era alcalde José Vera y se decidió que podía ocuparme de elaborar unos informes sobre las diferentes edificaciones de interés que aún se conservaban en la localidad. Con estas compilaciones se pretendía que el ayuntamiento conociera el valor histórico, cultural, etc. de las construcciones señaladas y pudiera obrar en consecuencia en el momento que se decidiera actuar sobre ellos. Seis años después compruebo con tristeza que mi trabajo no sirvió para nada, porque buena parte de las  construcciones, que se incluyeron en el dossier, han sufrido transformaciones desafortunadas y poco acordes con  su fábrica, sin más criterio, a lo que parece, que la improvisación, la ausencia de estética, la prisa y el “mantente mientras cobro” que decimos en Agudo.

            La última obra faraónica que están acometiendo nuestros representantes es la remodelación de Almacén del Trigo. Y digo la última porque ya no se conserva ningún edificio de interés sin recomponer; ya está todo “arreglado”.  A continuación incluyo copia de la mayor parte del documento que elaboré en 2011 para información de los responsables del ayuntamiento. Ellos tienen una copia y, considero que ustedes deberían conocer el contenido; entre otras cosas para que no puedan excusarse después con la socorrida frase yo no sabía nada [no hablo por hablar, pues no son pocas las personas que me han comentado su pesar por la Casa de la Encomienda (de la Luisita). En fin, a liebre ida, palos en la madriguera]. 

 

Propuesta de rehabilitación de “El Almacén del Trigo”

Introducción histórica:

                La situación económica de España al finalizar la Guerra Civil (1936-1939) era desastrosa. La política económica franquista, que preconizaba la autarquía económica, propició la intervención del Estado en todos los aspectos de la economía. En este contexto, el gobierno organizó la producción y distribución de cereales, creando el Servicio Nacional del Trigo (SNT)

                En 1945 se elabora el Plan General de la Red Nacional de Silos y Graneros. La Red estuvo financiada por el propio Servicio Nacional del Trigo, que disponía de fondos propios procedentes del “canon comercial”, consistente en la diferencia entre los precios de compra y venta de los productos que manipulaba.

        En 1994 la red contaba con 882 silos de distintos tipos y con diferencias notables en su estado de conservación y funcionalidad. A fin de aliviar el coste económico sobre el Ministerio de Agricultura que suponía el mantenimiento de la Red, en la década de los noventa comenzó la cesión progresiva de silos y graneros. Entre los procedimientos seguidos para realizar la cesión cabe mencionar  dos:

  • Reversión a los Ayuntamientos que en su día cedieron los terrenos para su construcción
  • Cesión gratuita en uso a los Ayuntamientos para que decidan sobre su futuro ya sea como edificación o como solar reutilizable para otros fines.

En los últimos años, entidades públicas y privadas han procurado adquirir los silos y graneros ya sea por la construcción en sí o por el solar donde se ubica. Entre los motivos que explican esta tendencia destacan dos:

  • La demolición de las edificaciones a fin de aprovechar el solar para nuevos usos.
  • La rehabilitación de las edificaciones como equipamiento público, aprovechando su indudable valor patrimonial.

La puesta en valor del patrimonio industrial desarrollado en los últimos años ha provocado un interés en las instituciones y empresas privadas, deseosas de alojar sus proyectos sobre una base con un valor añadido muy elevado. Sin embargo, existen numerosas unidades de la Red Nacional de Silos y Graneros que todavía permanecen en el olvido de sus respectivas administraciones, generándose un proceso de ruina que, en ocasiones, ha venido acompañado del expolio o la ocupación ilegal. Es relativamente fácil encontrar casos de vandalismo (pintadas, restos de hogueras, etc.), colocación de elementos que distorsionan el entorno próximo (antenas, rótulos publicitarios, etc.), vertederos ilegales en la parcela, etc.

El Almacén del Trigo de Agudo

                Conocido en la población por el nombre de “Almacén del Trigo”, se trata de un granero de recepción edificado en la década de los cincuenta dentro de la Red Nacional de Silos y Graneros. La construcción se realizó en las afueras de la población, en lo que entonces eran terrenos del Ayuntamiento localizados en el paraje rústico denominado “El Domadero”.

                El edificio presenta una fábrica de mampostería de piedra cuarcítica careada y mortero de cemento, sin enfoscar al exterior, con cubierta a dos aguas y alero destacado en los lados largos; una línea de ventanas pequeñas bajo los aleros, una entrada para vehículos a nivel del suelo y otra, más pequeña, junto a una ventana con acceso desde el muelle constituyen los vanos.

                Desde el punto de vista arquitectónico, se configura como una edificación singular en el conjunto urbano tanto por sus volúmenes como por los materiales constructivos; está realizado exclusivamente con piedra y cemento sin que pueda constatarse un solo ladrillo en los paramentos exteriores, incluso los vanos están delimitados con piedra bien careada.

                Además del granero propiamente dicho, las instalaciones cuentan con una explanada pavimentada con un empedrado tradicional frente a la fachada principal y un muelle de carga y descarga, adosado a la misma fachada, que son contemporáneos del edificio. En la década de los setenta se montó una báscula hidráulica en el ángulo sureste de la explanada y, años después, unos servicios higiénicos.

Objetivos:

  • Documentar y recuperar el patrimonio industrial de la localidad.
  • Reconvertir un edificio histórico cuya funcionalidad original se ha perdido.
  • Proponer medidas que posibiliten la conservación y revalorización de los recursos actuales y potenciales del conjunto.
  • Fomentar actividades que propicien su conservación y puesta en valor.
  • Sensibilizar a la población en el respeto y cuidado de los recursos históricos y etnográficos.
  • Preservar el legado cultural y etnográfico recibido para las futuras generaciones.
  •  

Estado actual:

                Nuevas necesidades que no se tuvieron en cuenta en los primeros momentos, la pérdida de su funcionalidad original, el crecimiento urbano en torno al solar que ocupa y el paso del tiempo han afectado, aunque no de modo drástico, a su aspecto actual.

              

               El granero y el muelle:

                Aparentemente, el edificio no muestra desperfectos graves que afecten a la fábrica original. Lo más relevante parece ser el recrecimiento de una de las ventanas de la fachada este (foto 4); en el muelle (foto 6) falta un tramo de la faja de hierro que delimita el suelo.

                Otra cosa son las pintadas, especialmente abundantes en la fachada este (fotos 4, 5, 6 y 10).

 

                La explanada frente a la fachada principal:

                Ocupa todo el frente de la fachada hasta la calle y es la zona que parece haber sufrido mayores desperfectos. En origen estuvo delimitada por un bordillo del que apenas se conservan un par de metros (foto 12).

                En la década de los setenta se desmanteló una parte, en el ángulo sureste con el fin de instalar una báscula hidráulica y, años después, se adosaron unos servicios higiénicos en el lado sur de la caseta de la báscula (fotos 2, 3 y 12).

                De otro modo, el trasiego de vehículos pesados y el escaso interés que despierta en la población cualquier tipo de elemento cultural ha propiciado un deterioro considerable de la parte conservada (fotos 7 y 9).

                Báscula y servicios higiénicos:

                Como ya se ha señalado, datan de un momento algo posterior. Los servicios y la caseta están enfoscados y pintados de blanco en un evidente y llamativo contraste con el edificio principal (fotos 2, 3 y 12). La báscula parece estar en desuso, pero los servicios se acondicionaron como de uso público hace unos diez años.

 

Propuesta de actuación:

                El granero y el muelle:

                Es fundamental conservar el edificio con todos sus elementos y habría que tener en cuenta que cualquier remodelación que se acometa deberá ser reversible a fin de que las generaciones futuras puedan apreciarlo y disfrutarlo. No deberían horadarse los muros exteriores, buscando nuevos puntos de acceso o de luz; la incorporación de ventanas cenitales poco aparatosas podría ser la solución a la carencia de iluminación natural.

                Habría que recuperar la ventana recrecida, tornándola a su tamaño primitivo a fin de restablecer el ritmo original de los vanos (foto 5).

                Al tratarse de un edificio de uso industrial, el aluminio podría ser una opción más válida que el hierro para la carpintería exterior por sus mejores condiciones de mantenimiento y por la diversidad de apariencias que presenta; el que imita al acero o, si lo hubiere, un tipo hierro oxido podrían ser buenas opciones.

                En caso de que los nuevos usos del edificio necesiten prescindir o disminuir algún vano, como podría ser la puerta de acceso de vehículos, la obra habrá de hacerse con materiales constructivos diferentes a los originales, pero que no resulten estridentes; un enfoscado en tonos similares a los de la fachada no resultaría llamativo y permitiría conservar la apariencia original.

                La eliminación de pintadas y, sobre todo, llevar a cabo acciones que evite que se repitan es un factor a tener en cuenta.

                En el interior, debería respetarse, en la medida de lo posible, la diafanidad del espacio que una compartimentación incorrecta suprimiría en buena medida. Prescindir de tabiques, favoreciendo las estructuras de hierro y aluminio, paneles de vidrio o cualquier otra instalación ligera, serían opciones a tener en cuenta. Carece de sentido montar un teatro decimonónico en un edificio industrial de la segunda mitad del siglo XX; de otro modo, la condición de las instalaciones no incrementa la calidad de las representaciones como pone de manifiesto el Festival de Teatro Clásico de Almagro, donde se llevan a cabo representaciones de altísimo nivel en instalaciones no permanentes.

 

                La explanada frente a la fachada principal:

                El empedrado constituyó hasta el último cuarto del siglo XX el tipo exclusivo pavimentación utilizado en las calles y plazas del pueblo. En la actualidad, el único vestigio de empedrado que se conserva en suelo público es el de esta explanada. Por ello, resulta prioritario recuperar el pavimento original, eliminando los parcheados posteriores (fotos 7 y 9).

                El modo más apropiado de delimitar la explanada, una vez rehabilitada, consistiría en el bordillo de piedra que tuvo en origen (foto 12). El espacio frente a la puerta de vehículos quedaría como está (foto 11); en todo caso podría sustituirse por una nueva lechada de cemento si se optara por esta opción en el interior.

                Con el fin de proteger la explanada y evitar el acceso de vehículos habría que poner unos hitos resistentes y poco llamativos en todo el perímetro, que facilitarían el acceso a los viandantes.

                Se recomienda no horadar el pavimento para plantar árboles. Una vegetación demasiado frondosa ocultaría la visión del edificio y las raíces podrían levantar el suelo como ha sucedido en el acerado de esta misma calle (entre la ermita y el ayuntamiento). Arbustos de escaso porte sobre macetones de hierro, similares a los de la plaza, podría ser una solución a tener en cuenta.

 

                La báscula y los servicios higiénicos:

                Los servicios higiénicos y la báscula hidráulica no forman parte del proyecto original y carecen de planteamientos estéticos (fotos 2, 3 y 12). Existen otros servicios de uso público en el entorno próximo y el foso de la báscula, dada su ubicación frente al parque infantil, podría suponer algún riesgo para los niños puesto que la plataforma de pesar aún conserva el movimiento de vaivén.

                A fin de diferenciar las zonas originales con las reconstruidas, en el espacio ocupado por estos elementos se podría instalar otro tipo de pavimento acorde con el existente y aprovechar para instalar algún banco, fuente, etc. En ningún caso los añadidos eclipsarán aquello que se pretende conservar o se correrá el riesgo empobrecer la entidad de conjunto original.

Conclusiones:

                Como ya se ha dicho, la suerte que han corrido sus compañeros de proyecto ha sido variopinta; una parte ha sido desmantelada para aprovechar el solar y otros muchos han sufrido tales modificaciones que resulta difícil adivinar sus funciones originales. La escasez de tipos más o menos intactos podría elevar en un futuro próximo su consideración desde el punto de artístico; un ejemplo a tener en cuenta es el “Toro de Osborne”, creado como mero elemento publicitario y, con el correr del tiempo, convertido en objeto artístico de reconocimiento internacional. De otro modo, la rehabilitación de edificios industriales utilizados como centros culturales tiene en su haber una larga trayectoria; cabe citar la antigua central de energía de Bankside, actual sede de la Tate Gallery, uno de los museos de arte contemporáneo más prestigiosos del mundo.

                El Almacén del Trigo constituye un edificio singular en el conjunto urbano tanto por su apariencia como por su solidez. Cualquier modificación que se realice no debería anular estas características y un exceso de añadidos restará valor arquitectónico al conjunto y podría llegar a convertirlo en una nave compacta y pesada frente a una explanada estridente y, con el paso del tiempo, de mal gusto como ha sucedido con la Plaza de la Libertad que se puede contemplar en frente.

 

1. Fachada Oeste. Almacén de Trigo

2. Fachada Este. ALmacén de trigo

3. Bascula y Servicios Higiénicos Públicos

4. Fachada Este. Detalle

 

Autor: Isabel Cabrera

Related posts

193 Comments

  1. فیلم همه می دانند

    Admiring the commitment you invested in your website and in depth material you offer. It’s great to find a website every now and then that is just not the similar outdated re-written content. Awesome read! I have bookmarked your site and I’m adding the RSS feeds to my own free english movies page.

    Reply

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web hace uso de sus cookies locales, necesitamos ACEPTE para el correcto funcionamiento de la web..
ACEPTAR USO COOKIES
x