TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90

Emprendimiento femenino como dinamizador rural

Ana María Romero está al frente del residencial San Blas en Agudo

Las ciudarrealeñas Ana María Romero y María Ascensión Escobar son dos mujeres que iniciaron, con el respaldo de la Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Almadén ‘MonteSur’, sendas empresas rurales no estrictamente agrícolas, sino para atender las necesidades de ancianos y niños, respectivamente

Desde tiempos inmemoriales, las mujeres han sido un pilar fundamental en el mundo rural, como agricultoras y cuidadoras, y vínculo esencial con la tierra para mantener la población, preservar el territorio y ayudar al desarrollo sostenible del sector primario. Además, en las últimas décadas se han convertido en verdaderas impulsoras de los entornos no urbanos, con la puesta en marcha de proyectos innovadores para diversificar la actividad económica, tanto con la producción y comercialización de productos agroganaderos, como con la creación de servicios básicos de corte social y cultural. La mayoría de estas aventuras están avaladas por los Grupos de Acción Local (GAL) y los Programas de Desarrollo Rural (PDR) que para el periodo 2016-2020 cuentan con más de 12.300 millones de euros (financiados por la UE, las comunidades y el Ministerio de Agricultura). Ciudad Real, como provincia de tradición rural, está registrando interesantes líneas de actividad ecnómica encabezadas por mujeres. 

María Ascensión Escobar (d) y Lidia Muñoz en su ludoteca ‘El jardín de Marly’

Es el caso de Ana María Romero y María Ascensión Escobar, dos ‘valientes’ ciudarrealeñas que iniciaron, con el respaldo de la Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Almadén ‘MonteSur’, sendas empresas, rurales pero no estrictamente agrícolas, con el objetivo de dar cobertura, respectivamente, a las necesidades de ancianos y niños.

Ambas emprendedoras participaron en una jornada nacional en la que se difundieron proyectos femeninos reconocidos por los Premios de Excelencia a la Innovación de Mujeres Rurales,y contaron suspropias experiencias.

Ana María Romero puso en marcha el Residencial geriátrico ‘San Blas’ en la pequeña localidad de Agudo hace 10 años con un gran esfuerzo personal e inversor. “Soy de una familia de ganaderos y nos quedó un terreno libre en el centro del pueblo, que primero pensamos en venderlo y después se me ocurrió la idea de construir una residencia”, rememora a Lanza, a la vez que destaca la distinción de su proyecto, al contemplar un centro de día. “Había dos residencias más, pero la nuestra llevaba el centro de díapara veinte plazas y eso gustó mucho a la Administración”, recuerda esta titulada en Magisterio de Lenguas Extranjeras y experta en gestión y atención a ancianos.

Tras dos años de obras, en 2007 abrió sus puertas el residencial de una sola planta, con 41 plazas, que contó con ayudas del programa Proder para subvencionar las estancias diurnas, y con apoyo económico de Industria para levantar el centro.

“El funcionamiento está siendo bueno, pero los problemas del día a día son muchos”, señala quien gestiona sin descanso más de una cuarentena de plazas residenciales, entre privadas y concertadas, y organiza una plantilla de 22 trabajadores.

Romero, que se ha formado cuidados paliativos, como auxiliar de clínica y en atención a enfermos de Alzheimer, destaca la actividad laboral que ofrece el sector residencial en un pueblo de 1.800 habitantes y gran tradición ganadera, sobre todo para las mujeres, que también ejercen la agricultura.

“Es un yacimiento de empleo, contrabajo directo e indirecto,en una zona desfavorecida, donde hay gente muy mayor”, también para pueblos linderos extremeños comoSiruela o Villarta de los Montes.

Romero destaca los servicios diurnos “muy completos” que ofrece su centro, pues los usuarios de esta área “están muy bien cuidados”, incluso cuando se van el fin de semana “llevan lamedicación preparada”.

Esta empresaria, imbuida en la frenética actividad de su residencial, valora el apoyo de los grupos de acción local en los territoriosrurales, “que te escuchan y sabes que los tienes ahí”, así como las jornadas para compartir experiencias “dan mucho ánimo”, dado que el recorrido a la hora de montar un negocio es similar: “tienes miedo por la inversión, lo ves complicado, pero luego te alegras porque funciona”.

Socias y amigas

El caso María Ascensión Escobar, una joven almadenense de 32 años, es muy habitual en su generación. Tras graduarse en Magisterio y presentarse a alguna oposición, se planteó junto a Lidia Muñoz, “socia y amiga”, la idea de montar un negocio enfocado a los más pequeños.

“Pensamos en una ludoteca que se sumara a los recursos municipales (ludoteca y guardería), explica, y, posteriormente, decidimos también dar clases de apoyo en Primaria”.

Y la idea se hizo realidad con la apertura en diciembre 2014 de “El jardín de Marly”, con siete niños y mucha ilusión. El centro es de carácter privado, abarca toda la edad infantil y tiene como fin organizar de forma lúdica y educativa el tiempo libre y de ocio.

En los primeros tramos y para adecuar el local a las exigencias de la actividad que alberga contaron con el respaldo de Globalcaja, Cáritas y, sobre todo, del programa Leader, a través del Grupo de Acción Local de Montes Sur, “que nos cubrió un 18% del total de los 35.000 euros de inversión”.

Tras dos años y medio de servicio de ludoteca “con mucho esfuerzo” y con el boca a boca como medio de promoción (no tienen web), Escobarsólo se queja de “las exigencias” a las que tienen que hacer frente por ser autónomas.

Por contra, Escobar muestra su satisfacción, ”estamos muy contentas”, por el desarrollo del negocio, con 47 niños de toda la comarca (van desde Chillón, Alamillo, o Almadenejos), y con la clara intención “de seguir mejorando y progresando para seguir creciendo de la mano de nuestros pequeños”. Incluso han creado un empleo a media jornada “y nos gustaría dar más”.

La firma infantil está representada por una gota de mercurio personificada de forma infantil, explica Escobar, ya que “nos hayamos en un pueblo minero, patrimonio de la humanidad por sus minas de mercurio.También celebra la gestión de los grupos de desarrollo rural, que “orientan a los emprendedores y repercute en la creación de empleo y en la fijación de población.

Imagen de la jornada celebrada en Ciudad Real

Herramientas y perfiles

Por su parte, Maite Carmona, de la Cámara de Comercio de Ciudad Real, habló en el foro organizado por la Red Rural Nacional del papel de estas entidades en el apoyo al emprendimiento.

Esta portavoz dio las pautas para acercarse, en su caso, a la cámara ciudarrealeña, que dispone de herramientas específicas para el emprendimiento femenino. Existen líneas, servicios, programas con los que pueden contar en el proceso de creación y consolidación de sus proyectos.

En concreto, el Programa nacional en Red de Promoción y Apoyo a la Actividad Empresarial de las Mujeres (Paem), Carmona explicó que está en activo desde el año 2000.

“Nos hemos posicionado como un programa ejemplificador en el ámbito del asesoramiento empresarial, con información sobre oportunidades de autoempleo, legislación, trámites, direcciones de interés, asesoramiento especializado en creación de empresas y ayuda para preparar el plan de empresa y poder acceder a las líneas de microcréditos.

Por este ámbito, el pasado año pasaron 350 usuarias (150 en la primera mitad de 2017), mientras que se crearon 110 empresas (48 entre enero y junio de este año), el 40% del total.

Sobre el perfil de las emprendedoras, Carmona indicó que el 41% tiene entre 25 y 35 años, el 33% corresponde a paradas de menos de un año y el 44% tiene estudios universitarios.De la misma manera, el 36% emprende en actividades profesionales, el 25% en comercio menor, el 13% en servicios personales, el 9% en hostelería y turismo, y el 5% en servicios a empresas.

Igualmente, Carmona se refirió a los servicios de apoyo al emprendimiento innovador, y al espacio único de información, asesoramiento y tramitación. En conjunto, los resultados de estas herramientas son significativos, pues a lo largo de 2016 se atendieron 950 proyectos, y se dieron de alta 340 empresas, mientras que en los primeros seis meses de este 2017 hubo 400 consultas y fueron impulsadas 154 mercantiles.

Conclusiones

Las conclusiones de la jornada fueron esclarecedoras y se resumieron en estados de ánimos que las mujeres superan conforme desarrollan los proyectos.

En primer lugar está la incertidumbre ante el emprendimiento en un medio con recursos socioeconómicos limitados, aunque la perseverancia por contribuir al mantenimiento y preservación de sus entornos hace que se enfrenten con valentía a otros problemas como las dificultades para acceder a las líneas financieras..

Los sectores para iniciar la actividad económica son variados, desde la producción agrícola y ganadera, a servicios turísticos y hosteleros.

Las mujeres transmitieron la “locura” y el entusiasmo con que apuntalaron sus empresas. Fueron auténticos ejemplos de superación y energía, que resultaron ser muy enriquecedores.

El mundo rural es un yacimiento de oportunidades laborales.

24,8 millones y 300 empleos

Los Grupos de Acción Local (el GAL) o Grupos de Desarrollo Rural (GDR) son entidades sin ánimo de lucro que gestionan programas europeos como Proder o Leader.

En estos órganos, en la región agrupados en la Red Castellano Manchega de Desarrollo Rural (Recamder), están representados todos los actores socioeconómicos del territorio, con el objetivo de diseñar una estrategia común, y así poder implementar acciones innovadoras en cada núcleo y gestionar las subvenciones procedentes de los fondos públicos.

María José García, gerente de la Asociación de Desarrollo “Montes Norte”, dio a conocer la trayectoria de la corporación en esta comarca ciudarrealeña, compuesta por 21 municipios, una entidad de ámbito territorial inferior al municipio (EATIM) y numerosas pedanías.

Fue en una jornada nacional sobre experiencias de emprendimiento de mujeres rurales, en la que García diseccionó varios factores como el poblacional, con visibles diferencias intermunicipales, pues Malagón, el pueblo más grande, tiene 8.280 habitantes, frente a Caracuel, el que menos, con 165.

El grupo tiene un largo recorrido en la gestión de programas europeos, desde que inició la ejecución del Proder 1 (1998-2000), y siguió con el Proder 2 (2000-2006), y el EJE Leader (2007-2013), con una inversión global de 24,8 millones de euros entre 1988 y 2015, 139 millones subvencionados y los 10,8 millones de gasto privado.

Igualmente, tal y como recogían los datos presentados por la poravoz de uno de los GAL más activos de la provincia, estos programas permitieron la creación de 324 puestos de trabajo, la consolidación de 283 empleos, la creación de 71 empresas, la formación de 2.461 alumnos y la habilitación de 356 camas de alojamiento.

Los proyectos profesionales impulsados han sido variados, desde empresas de confección, panaderías, granjas cinegéticas, autoescuelas, a fotoestudios, papelerías, clínicas de fisioterapia, academias de idiomas, centros de estética, entidades veterinarias, de comercialización, o casas rurales.

En el campo específico de las mujeres, el grupo ha trabajado las iniciativas comunitarias Equal Imumel/ Equal Activa (estrategia global de integración social y laboral aplicada a mujeres y colectivos con especiales dificultades de inserción en el territorio, personas con discapacidad y jóvenes.

Dentro de este área se han desarrollado acciones dinamizadoras como talleres de empleo y actividades complementarias comarcales, como ferias de mujeres empresarias y activas, además de la edición de guías de ayudas para la conciliación, jornadas de intercambio de experiencias y gestión de centros de la mujer.

Población y territorio

En lo referido a radiografía poblacional, la comarca suma 34.628 habitantes y está ligeramente masculinizada -con una tasa de 103,8%-, dispersa en un territorio de 4.129 kilómetrs cuadrados y concentrada  en los municipios de Malagón, Piedrabuena, Porzuna, Fuente el Fresno y Poblete, que copan el 65% de la ciudadanía total.

Otro hecho constatado, según la gerente de ´Montes Norte´ es la pérdida de población, en aumento desde el año 2007, “especialmente preocupante” en localidades como Navas de Estena (más del 30% de pérdida), Alcoba de los Montes, Alcolea de Calatrava o Retuerta del Bullaque.

Sólo han incrementado población significativamente los municipios de Poblete, en más de un 68% y El Robledo, con un aumento del 3,8%.

La caracterización socioeconómica de la comarca también refleja el envejecimiento entre la población mayor de 65 años, con tasas del 23,19%, por encima de la media regional y nacional, 18,2% y 18,4%, respectivamente.

También han detectado un descenso de la inmigración, sobre todo a partir de 2010, y un aumento de la emigración desde 2013, especialmente a otras zonas de España y el extranjero, con un saldo migratorio negativo.

Respecto a los sectores de actividad, la agricultura es el más importancia por superficie cultivada, si bien en cifras de ocupación, el sector terciario (servicios) registra más del 50% de los puestos de trabajo.

 

Fuente: http://www.lanzadigital.com/campo-2/emprendimiento-femenino-dinamizador-rural/

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web hace uso de sus cookies locales, necesitamos ACEPTE para el correcto funcionamiento de la web..
ACEPTAR USO COOKIES
x