TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90

Los problemas de autoestima y autoafirmacion por el postureo en las redes sociales.

14679954235083(La “falta de autoestima y busqueda de reconocimiento social, entre los motivos de esta práctica tan extendida)

Reconócelo, tú también lo has hecho. Has cometido el pecado goloso del postureo. Quien no tiene un amigo/a que sube fotos con morritos u otras posturas llamativas. Te has dejado seducir por el aplauso fácil y la sonrisa cómplice de tus seguidores en la red. En otros tiempos, para ser un caballero andante, un galán o un triunfador, era necesario entregarse a la arbitrariedad del sueño, y esperar que Morfeo nos otorgase un descanso inolvidable.

Hoy ya no hace falta dormir para convertirse en la persona que se desea ser de cara al público. Basta un perfil en una red social, unos cuantos selfies, una dosis de ‘sonrisas Profidén’ y algo de tiempo libre para dibujar una vida envidiable. La utilización masiva de estas plataformas digitales ha extendido el fenómeno del ‘postureo’.

El psicólogo José Elías, presidente de la Asociación Española de Hipnosis, lo define como “la adopción de ciertos hábitos, gestos y actitudes que buscan proporcionar una buena imagen de nosotros, con el fin de demostrar a los demás que somos felices aunque realmente no sea así o no estemos convencidos de ello”.

Los ‘fantasmas’ han existido toda la vida, y el postureo, también. En psicología existe el denominado ‘complejo de Eróstrato‘ para referirse a aquellas personas que buscan la fama, la notoriedad o pasar a la posteridad utilizando todos los medios legales e ilegales a su alcance.blancasuareyonpeq

Recibe su nombre de Eróstrato, un pastor de Éfeso que en el año 356 a. C.incendió el templo de Diana, erigido en la ciudad y considerado como una de las Siete Maravillas del mundo antiguo, con el único motivo de ser conocido en su tiempo y en la historia.

La razón psicológica por las que redes como Facebook, Twitter o Instagram rebosan postureo se debe, según Elías, a la “necesidad de aprobación social“. “El postureo es el intento de representar un rol en nuestra vida que no nos pertenece, y que viene propiciado por la falta de autoestima“, explica el psicólogo.

Según las últimas estadísticas ofrecidas por Facebook, se suben diariamente 350 millones de fotos al portal. Unas 4.000 cada segundo. La red social Instagramsuma cada día 80 millones de imágenes, según la propia compañía. El ‘exhibicionismo social’ parece haberse apoderado del mundo digital.

img_nmunoz_20160406-135655_imagenes_md_otras_fuentes_160406_patricia_conde_morritos_instagram-034-kzge-u409270648014j-428x221mundodeportivo-webSin embargo, aún queda gente en la red que huye del postureo. Es el caso deIsabel Martínez, una creativa publicitaria que ha conseguido más de 700.000 seguidores en su cuenta de Instagram@isabelitavirtual (el usuario anónimo con más seguidores en España). “Primero fue Facebook, donde empezamos a mostrarnos con timidez entre nuestros amigos y conocidos. Después el círculo se amplió y nada preveía que el culto al yo terminaría por ser la practica más extendida hoy“, opina Martínez.

Su cuenta es un reflejo de su forma de pensar: “No estoy interesada en ser la protagonista, sino en explicar un concepto”. Aunque señala que “no todo es malo en el ‘mundo selfie” y destaca que las redes sociales también pueden servir “para reivindicar una realidad”.

El pecado masivo en la era 3.0.

Otra persona que se mueve como pez en el agua en estos lares cibernéticos esCarlos Fernández Guerra, quien ejerció de community manager de la cuenta @policía en Twitter desde 2009 hasta septiembre del año pasado. Fernández considera que las redes sociales “han disparado” la práctica del postureo: “Nos han vuelto más vanidosos. Ahora compartimos imágenes de lo que queremos mostrar como nuestra vida o identidad para que nuestro entorno y la sociedad, en general, nos vea como alguien casi perfecto: guapo, líder, inteligente, culto, cool…”.

El exceso de postureo (como de todo en la vida) no es bueno. La necesidad de aprobación constante puede derivar en un problema “patológico”. Elías señala que “algunas personas, de tanto aparentar ser lo que no son, son absorbidos por el personaje que intentan mostrar públicamente. Aparentar lo que no se es desgasta, frustra, genera tensión, produce estados emocionales negativos, pudiendo llegar incluso a la depresión“.

Hay a quien el ansia por aparentar y fardar en la red le ha conducido al calabozo de la comisaría. Es el caso del famoso rapero 50 Cent, que subió en marzo tres fotos a su cuenta de Instagram rodeado de fajos de billetes, cuando meses antes se había declarado en bancarrota a la hora de pagar una multa de siete millones de dólares.

Otros imitadores de Eróstrato han perdido su trabajo a causa de su exceso de exhibicionismo o incluso han conseguido tambalear la imagen de grandes multinacionales. Kristy Hammonds y Michael Setzer, dos ex trabajadores de un Domino’s Pizza de Conover (Carolina del Norte), subieron vídeos en los que escupían o pegaban mocos a la comida que a continuación iban a servir. Estas imágenes se viralizaron y afectaron gravemente la imagen de la cadena de restaurantes, que creó su cuenta de Twitter precisamente para disculparse y explicar las medidas que habían tomado.

No todo el mundo llega a tales extremos en el arte del postureo, pero son legión los que lo han practicado alguna vez. “A pesar de mi obvio atractivo físico, evidente nivel intelectual y arrebatadora presencia física y online, uno siempre cuida su reputación para intentar aparentar ser (aún más) irresistible. Intentar impresionar a la gente es un pecado masivo en el 2.0. ¡El que esté libre de pecado, que cierre sus perfiles en redes sociales!“, reconoce a carcajadas Fernández.

El exitoso community manager añade que hace falta mesura a la hora de juzgar lo que uno se encuentra en estas plataformas digitales: “Nadie es tan guapo como en su Instagram… ni tan feo como en su foto de DNI. Ni la vida tan interesante y guay que parece vivir la gente a través de su perfil en Facebook es tal”.

“Las redes son sueños, y los sueños, redes son”, podría haber dicho Calderón de la Barca de vivir hoy en día. Debemos ser realistas, “no todos podemos triunfar en la vida“, apunta el psicólogo Elías, que aconseja “reconocer nuestra situación actual si queremos progresar”. Además, “siempre nos puede servir de consuelo tener presente que la vida maravillosa de los demás generalmente es mentira, como lo era la nuestra“.

Fuente: http://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/05/572a0c69268e3e240d8b45f9.html

Related posts

Esta web hace uso de sus cookies locales, necesitamos ACEPTE para el correcto funcionamiento de la web..
ACEPTAR USO COOKIES
x