TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90
TOP – ANCHO – 728X90

OTRO PUNTO DE VISTA SOBRE LA FERIA

Otro punto de vista

(Isabel Cabrera)

agudo blog Mi pueblo AlmadenLas ferias surgen en la Europa medieval, originadas por iniciativa señorial o real. Desde el primer momento constituyeron un estímulo para la economía de las áreas patrocinadoras. A diferencia de los mercados, de periodicidad semanal o quincenal, solían ser anuales o semestrales y manejaban una serie de productos que superaban las capacidades de aquéllos. Gozaron de un prestigio que sobrepasaba el entorno inmediato y, en muchos casos, adquirieron fama internacional. Compradores y vendedores recorrieron grandes distancias a fin de asistir a ellas y las transacciones movieron cantidades muy importantes de dinero. En todo caso, la finalidad principal de estas convocatorias pasaba y pasa por incrementar la riqueza de los centros impulsores ya sea mediante ventas, impuestos, servicios, etc. Podría continuar aportando datos, pero la relación incluida responde bien a lo que es una feria, al margen de las opiniones personales.

Sé que la antigua feria ganadera de Agudo, realizada durante los días 13, 14 y 15 de junio, sí constituyó una fuente de riqueza muy importante para la población, fue bien conocida en regiones distantes y no tuvo parangón (al menos eso se decía) entre las que se celebraban en los alrededores. Ignoro si la actual Feria Agropecuaria y Turístico-comercial ha conseguido convertirse en un aliciente para la economía local o está confundiendo los conceptos de feria y fiesta en detrimento del primero (algo muy común en buena parte de las nuevas ferias reconvertidas). En todo caso, quienes sí parecéis andar un poco despistados sois los integrantes de elvientoenagudo.

Lo que la feria de Agudo necesita, creo yo, no es un concurso de ideas locas, sino de propuestas lógicas y factibles, que contribuyan a erradicar la  progresiva decadencia de la población y nuestra propia indiferencia por su futuro que, a fin de cuentas, en el nuestro.  Vuestras sugerencias parecen poco originales y, sinceramente, no veo el modo en que podrían contribuir a mejorar el programa de actividades oficial. También os recuerdo que la recopilación de fotografías antiguas, palabras, refranes y dichos ya lo está haciendo Tomás Muñoz en la web de Toñín (Agudo joven). En cuanto a los dibujos y garabatos, la trillada práctica de pintar, cortar y colorear ya la colma con creces el ayuntamiento.

Pero lo que me ha asombrado de vuestras proclamas es la alusión a los carteles rancios de siempre y os voy a contar otra versión bien distinta. En 2013 el “equipo de diseño”  se encontró con un megacartel, proyectado para el stand oficial, que no era de premio, sin lugar a dudas, pero ya estaba hecho y eran lentejas… Se consideró que incorporar el citado cartelón con las imágenes de Agudo mejoraba el cartel anunciador de la feria correspondiente a 2012, pero también se contempló la posibilidad de mantener dos elementos que podrían convertirse, un poco, en emblema de la feria. El primero la puerta del recinto del antiguo mercado de ganados intentando, creo yo, mantener la conexión con la feria ganadera de toda la vida. El segundo, esto sí lo sé, la expresión “Tierra de frontera” porque refleja con claridad la situación geográfica de nuestro término municipal, lo que podría servir de gancho publicitario de cara al hipotético desarrollo turístico. Y, no por casualidad, el cartel anunciador dispuso de logo (la puerta del recinto) y slogan (Tierra de frontera), dos elementos básicos de la publicidad. Convertir el cartel de 2012 en la “etiqueta” de la feria fue una solución cómoda, barata y, sobre todo, eficaz, puesto que una breve ojeada al cartel nos trae a la memoria la propia feria. Repetir el mismo mensaje constantemente es uno de los medios que utiliza la publicidad y se consideró la posibilidad de utilizarlo.  En lo que a mí respecta, reconozco el cartel aunque aparezca medio tapado por otros de mayor tamaño y calidad, y a vosotros parece que os sucede lo mismo, ya que lo habéis tenido presente aunque solo sea para criticarlo. Es evidente que en Agudo hay muchas otras cosas para enseñar, pero es absurdo gastar tiempo, energías y dinero en sustituir algo que parece funcionar; tal vez los stands podrían servir para mostrar nuevos productos  menos rancios y rebosantes de iniciativas alucinantes. En todo caso, supongo que vuestra inteligencia colectiva os permitirá comprender que el objetivo principal de la feria (revitalizar la economía de la sede patrocinadora, o sea de Agudo) depende de gestiones que superan a un modesto cartel anunciador. Lo que no me queda claro es si realmente pensáis que convertir la feria en un taller de entretenimiento, basado en un concurso de ideas locas, puede ser una opción a tener en cuenta, o solo estáis jugando a de qué se trata que yo me opongo.

Comunicaros que no se trata de nada personal (resulta evidente puesto que no os habéis identificado). De hecho me parece estupendo que expreséis vuestra opinión, pero es que no entiendo cómo, entre otras cosas, se puede reclamar la protección de unos pocos pinos llenando las calles del pueblo con cuartillas elaboradas con pasta de papel, o pegar los carteles reivindicativos en la mismísima fachada de la ermita de la Virgen. Si no respetáis los escasos bienes culturales que le quedan a Agudo ¿cómo pretendéis convencernos de que este pueblo os importa?

Related posts

Esta web hace uso de sus cookies locales, necesitamos ACEPTE para el correcto funcionamiento de la web..
ACEPTAR USO COOKIES
x